Entrevista con el entrenador Luis Santiago

Hoy tenemos el placer de entrevistar al antiguo mister de la selección Gallega sub-18 y Boiro entre otros, ahora en "As Pontes" y entrenador en la selección Gallega de celtistas como Brais Méndez como se aprecia en la foto.


Hola míster, cuéntanos, para quien no te conozca, cuál ha sido tu trayectoria en los últimos años.


Bueno. Llevo entrenando en el fútbol base desde hace casi veinticinco años, prácticamente de manera ininterrumpida. He sido seleccionador gallego sub-18 durante ocho años 2008/2015, y he tenido la fortuna de entrenar a muchos chicos que hoy son profesionales. Ahora mismo del primer equipo del Celta si no me falla la memoria: Rubén Blanco, Iván Villar, Kevin, Hugo Mallo, Denis, Brais, Santi Mina y hasta hace nada, Pape. Estuve dos años y medio en México yendo y viniendo por temas profesionales y hace dos temporadas me llamaron de BOIRO para las últimas jornadas en tercera división. Descendimos y la temporada pasada seguí allí en preferente. Estaba encantado por lo que es BOIRO para el fútbol de la zona, pero tanto el club como yo hacíamos un esfuerzo importante porque vivo en Ferrol e iba cuatro veces a la semana prácticamente. El Covid nos separó y esta temporada que viene estaré en As Pontes en el equipo de tercera.


Hablemos del R.C.Celta, como entrenador de base y con muchísima experiencia, ¿cómo ves la estructura y cantera celeste?


Siempre he dicho que hay un antes y un después del paso de Javi Maté y Rafa Sáez por allí. Cuando hay cambios en las presidencias acarrean movimientos de entradas y salidas. Y a ellos les tocó irse. Personalmente conozco pocos profesionales tan avezados y con tan buen ojo para reconocer talento como ellos dos. Todos los equipos españoles de categorías profesionales trabajan de una forma muy parecida, aunque se quiera hacer un aparte con el Barça, algo que no es del todo cierto y el Celta no es una excepción a esa buena labor. Eso sí, no entiendo que haya benjamines ni alevines, ni ahí, ni en canteras de equipos profesionales porque lo único que hace es dejar a muchos chicos por el camino durante el proceso de formación y a debilitar los equipos modestos de la zona que compiten en las mismas categorías. Por lo demás, si vemos la nómina de la primera plantilla y la gente que hay ahí...se podría decir que con ciertos matices, es un éxito.


¿Es fácil para un club con las aspiraciones del equipo Vigués tener en el primer equipo todos los años entre 7, 8 jugadores de factoría A Madroa?.


Pienso que es al revés. Tendría que ser lo habitual porque no debemos olvidar que en esa estructura de cantera hay (y ha habido) entrenadores-formadores de excepcional nivel en los últimos años. Y el único objetivo que debe existir es que lleguen al primer equipo el mayor número de chicos posibles o que pueda el club ingresar dinero por sus ventas: ambos objetivos se cumplen con creces en el caso que nos ocupa. De todos modos, si los futbolistas que vengan de fuera mejoran lo que hay aquí me callo, pero muchas veces no llegan más a profesionales porque no se atreven a ponerlos, por la falta de paciencia de la afición o por ciertos tejemanejes extraños que van ligados al mundillo de las agencias de representación.


¿Crees que todos los equipos de la base hasta el B. Deben jugar igual que el primer equipo?


Es una pregunta que seguro que no pondría de acuerdo a nadie. Yo creo que no rotundamente. Sólo haría una excepción con el filial: si hubiese una comunicación fluída entre los entrenadores del primer y segundo equipo debería de ser obligatorio. La idea del juego o el “estilo”, es una cosa que entiendo sí debería ser común pero si hablamos de sistemas, etc pienso que sólo el filial tendría que ser “espejo” del primer equipo. Hablando del B....qué te parece la filosofía de fichajes y tener mayoría de jugadores no canteranos, ¿Ayuda a los demás jugadores o cierra muchas puertas?


Esto me parece una aberración absoluta. Por el tipo de competición que es hoy en día la DHJ los juveniles de último año tendrían que estar en la dinámica del filial toda la temporada. Eso y chicos que la rompen en el B...no se les dé la oportunidad real de apostar por ellos en el primer equipo. Ahí está el caso de Kevin, que parece un descubrimiento, cuando lleva siendo de los mejores (salvo por sus parones por lesiones) desde que tenía 19 años. O los casos de Borja Iglesias o del propio Diego Alende por citar a dos futbolistas recientes de muchísimo nivel que es incomprensible que no tuviesen oportunidades reales para demostrar todo lo que atesoran. ¿Ves algún jugador de la cantera celeste dando el paso adelante en los próximos años?


Más que citar a algún nombre propio siempre tengo la pena de todos aquellos que teniendo unas condiciones excepcionales no tuvieron oportunidades. Y eso es cíclico; muchas veces de manera prematura también ensalzamos e inflamos el nivel de algún chico que aún no ha demostrado nada...porque el fútbol profesional es otra cosa muy distinta. Por tanto, mejor es esperara ver que sucede sin generar falsas expectativas aunque hay cuatro chicos en juveniles...que cuidado. Vamos a volver al primer equipo, ¿cuál ha sido para ti el mejor entrenador que ha pasado por casa Celta en los últimos años?


Supongo que no seré objetivo pero por lo que me toca y por lo que hizo en general por la gente de la casa...Paco Herrera. Pienso que él, Eusebio, Berizzo y Luis Enrique marcaron una línea muy pareja en cuanto a idea y filosofía. Pero desde “un todo”, las circunstancias que le tocó vivir y sus temporadas...Paco Herrera, entendiendo que la mayoría piense en Berizzo.


A Carlos Mouriño se le achaca no acertar demasiado con los entrenadores, han pasado muchos por sus "manos", pero es algo habitual en casi todos lados, ¿por que hay tan poca paciencia con los entrenadores?.


Los directores deportivos de los clubes tienen mucha culpa por ser gente falta de personalidad y por supuesto la mayoría de los presidentes que siendo grandes gestores de sus empresas una vez se sientan en el palco pierden el norte, se vuelven forofos y se rodean de aduladores y palmeros que los confunden. Mira el caso actual del Barça con Bartomeu tirándole un pulso a Messi..No hay paciencia con los entrenadores porque en el fútbol profesional es una animalada de dinero la diferencia de estar en primera o en segunda y los nervios ya aparecen en la jornada 3. Después hay tantos y tantos entrenadores ávidos de estar en el fútbol profesional y tantos representantes...que todo se vuelve una locura. Sólo hay 42 banquetas, resta los ex-futbolistas que se meten como sea y los extranjeros y mira lo que queda. Después los periodistas, muchos sin más criterio que el amiguismo o el colegueo hacen corriente de opinión. Y de ahí hacia abajo como todo es una mala copia ya da igual que entrenes en tercera, infantil o segunda regional...estás expuesto semana a semana porque el patrón se repite.


¿Es difícil para un entrenador llevar un vestuario con tantos chicos jóvenes?.


Muy sencillo. Puedo decir dos cosas: llegar a profesional y arreglar la vida a nivel económico en tres o cuatro años siendo tan jóvenes, conlleva una madurez y un crecimiento tan rápido que gestionarlo, no está al alcance de cualquiera Y segundo, por ceñirnos al caso del Celta que nos ocupa...todos los chicos que yo conozco del primer equipo y con los cuales sigo manteniendo relación, son formidables personas que no se olvidan de donde vienen y de quién les ha ayudado o no. Eso de verdad, que les honra y mucho. Tenemos en Vigo un caso como el de Emre Mor, calidad y talento a raudales, ¿por que jugadores así no terminan de triunfar?


La respuesta es complicada. Yo te preguntaría al revés...por qué Iago Aspas, quizá el mejor jugador de la historia reciente del Celta y puede que con Fran el del Depor y alguno más en él podium de los mejores de la historia del fútbol gallego, no triunfa en Liverpool o en Sevilla?. Creo que él mismo lo ha contestado varías veces. Son muchos factores: el entorno fuera del equipo. Cómo te encuentres con tus compañeros. Que notes la confianza ciega de tu entrenador. Que te pongan donde puedas rendir más. En este caso...el idioma. Tu personalidad...que sea a prueba de bomba. Si estas pendiente de lo que dicen o escriben sobre ti...demasiados factores para chicos jóvenes y que son personas por encima de todo: Mor no es una excepción. Volvamos a ti mister, ¿como te gusta que jueguen tus equipos?. Mis equipos siempre son reconocibles porque tengo la enorme fortuna de que no necesito el fútbol para vivir ni tampoco me preocupa la categoría en la que esté. Entiendo que el futbolista como más disfruta es con la pelota y que el juego por encima de todo es una diversión: intentar llevar la iniciativa, no ser previsibles, fútbol combinativo, ser competitivos pero no estar pendiente del resultado por encima de todo...algo diferente de la mayoría. ¿Un entrenador se tiene que adaptar a los jugadores o los jugadores al entrenador?.


Esta es una pregunta demasiado cerrada. Entiendo que hablando de fútbol profesional no es lo mismo que un entrenador esté desde principio de temporada y tenga tiempo a plasmar sus ideas a que llegue a mitad de temporada o al final de la misma con urgencias y siendo todas finales. Pienso que es algo de ida y vuelta: ni los entrenadores vamos a hacer nada que vaya en contra del material humano del que disponemos ni los jugadores van a tener que hacer algo que no sepan... si no, mal vamos. ¿Es perjudicial que jugadores jueguen fuera de su posición?


Esta es una pregunta “muy de taberna” y de grada de río, (risas). Es que los futbolistas se mueven igual que el juego. Un ejemplo: Jesús Navas del Sevilla. Un extraordinario futbolista de banda, extremo a la antigua usanza con desborde, habilidoso, listo...acaba jugando de lateral...a casi 70 metros de su hábitat natural: y pasa de recibir entradas y engañar al rival a tener una misión principal que no es otra que defender. Pues yo lo veo jugando de manera sensacional y muy cómodo. Ahí hay un trabajo del entrenador que lo educa, lo convence, etc. Si no quieres ir tan lejos ...mira Antón De Vicente en el CORUXO. No existe eso que me preguntas aunque entiendo que a veces desde fuera nos puede chocar la posición de partida o el espacio del campo donde se mueven ciertos futbolistas por indicación del entrenador. Pero insisto, nadie tira piedras contra su propio tejado.

<